Bella Tarde

2º trabajo estrenado por la Compañía. Coproducida por el Teatro Independencia, Mendoza. 

En 2010 recibe la Mención en Dramaturgia, Certamen Literario Vendimia y elegida Mejor Obra 2011 en la encuesta realizada por Diario Los Andes.


BELLA TARDE es una obra que se construyó en un principio sin saber que luego la llevaríamos a escena en sombras. Pese a ello, está compuesta por escenas breves en su mayoría que se vincular en un entramado caótico dividido en 4 partes:

Cosmos: nos remite a los orígenes, no sólo de la fábula sino también de la sombra. Apreciamos los cuerpos eclipsados (la sombra sobre ellos mismos), y por ende nos vinculamos a la conexión del ser ancestral con la naturaleza y el universo.

Repetición: es la ceremonia ritual. El deseo de pretender construir el instante inicial, y descubrir que todo es irrepetible. Acaso por culpa de una leve modificación.

Confusión: es el factor caótico resultante de la cantidad de posibilidades que tenemos y las opciones que tomamos.

Transformación: perfectamente podríamos confirmar que es el final, sin embargo todo nos demuestra lo contrario. Nada es lo que parece.

La obra conjuga nuestra interpretación del trabajo con las sombras, en el cual al principio observamos los cuerpos eclipsados, luego ya convertidos en sombras, posteriormente en espíritus cuando las pantallas desaparecen y finalmente en energías cuando la obra se cierra y nadie aparece sobre el escenario. Un paulatino avance de las sombras refugiándose en las profundidades hasta que todo desaparezca.

Por otro lado, una dramaturgia que instala los elementos en escena para que efectivamente sea el espectador un receptor activo. Inevitablemente debe construir la dramaturgia de la obra: de ahí que cada cual crea que la obra trataba de algo que seguramente nada tendrá que ver con lo que construya el otro, pero ambas propuestas son aceptadas porque es necesario e importante que el teatro dialogue con el público, y es el espectador el que sin quererlo ni saberlo debe ponerse en el rol de creador. Sólo hay una regla: que la lógica no participe de entrada, saltar esa barrera del “no entiendo” lo que sucede en escena. Así como una imagen en las sombras vale más por lo que oculta que por lo que muestra, así la historia gana más por lo que se genera en lo oculto del espectador, lo que pervive, que por aquello inmediato que vive sólo por el factor efectista. La mente intentará por todos los medios de unir los elementos sueltos, y esa acción inevitable será la que deba motivar a la entrega total del dejarse llevar por esos carriles inconscientes de cada uno, y sólo así se vivenciará que el protagonista (héroe o heroína) no es otro más que uno mismo.

De igual manera, desde el punto de vista discursivo, la historia recaerá sobre el verdadero protagonista que es el ser social y no el individuo. Pues la fábula aparente que se muestra en la obra es una mera excusa para introducirnos en una problemática social en la cual fácil sería denunciar a un culpable individual y que todo el peso de las leyes terrenales y celestiales caigan sobre este ser, y no asumir, nosotros como espectadores, como sociedad, las causas que generan esa problemática emergente.    

Respecto del texto original, hay personajes nuevos, textos nuevos, hay personajes que figuran en el texto pero no así en la puesta en escena. Es un texto que bien puede plantearse en otro lenguaje teatral que no sea el de sombras.

Desde lo estético, Eugenia Susel (diseñadora escénica) planteó afinar el mundo surrealista, con tonos naif en algunos casos para acentuar opuestamente la crueldad de los hechos que se narran. Las pantallas que al inicio poco participan y luego paulatinamente intentan integrarse aunque fragmentadas, se unen en la parte final en la gran pantalla central remitiéndonos a que “todos somos uno” como lo indican varios pasajes de la obra.

Como nosotros veníamos ya de poner en escena WOYZECK de Büchner, es que surgió la posibilidad de continuar nuestro trabajo y generar un equipo de base al cual sumar gente nueva, que nunca había trabajado esta técnica, para BELLA TARDE. 

Crítica_Bella_Tarde.pdf